lunes, 27 de septiembre de 2010

LLEGÓ LA HORA DE UNIFICAR Y CENTRALIZAR LAS FUERZAS PROGRESISTAS

Escribe Feliciano Padilla
Hace poco leí el artículo del columnista de “Cabildo Abierto” y una noticia me impresionó bastante: el hecho de que en Juliaca se está manejando el problema de las elecciones desde un punto de vista chauvinista, de defensa ciega de la procedencia sin enarbolar ninguna ideología política desconociendo que el gobierno de cualquier estado o región, en cualquier parte del mundo, es un acto político, cuya base es la ideología. No puede esperarse más de Juliaca salvo de algunas minorías ilustradas. En general, la informalidad recorre toda su piel social de manera dominante. La semana pasada estuve en Juliaca tratando de confirmar esta eventualidad. Estuve en los mercados, con los tricicleros, en las zonas periféricas y en el centro, tratando de averiguar estos hechos aplicando estrategias disfrazadas y se confirmaron, en gran parte, las hipótesis planteadas por el periodista Vilca. Los sectores que deciden los resultados de las elecciones son esas grandes mayorías apolíticas. Sobre esto ya tenemos experiencia con el juliaqueño nacido en Azángaro, Hernán Fuentes presidente actual de la región y; Juan Luque, también, es juliaqueño nacido en Azángaro. Todos los analistas políticos reconocen que el gobierno de Hernán Fuentes fue un fracaso total, un descalabro vergonzoso, una etapa de autoritarismo, un gobierno sin un plan responsable de desarrollo estratégico, no obstante contar la Región con un fabuloso presupuesto que supera a la anterior gestión en 500 veces o más.

Este hecho obliga a las fuerzas progresistas de Izquierda no a plantear otra alternativa chauvinista, que sería caer en la actitud condenable de las fuerzas retardatarias, sino, responder con una medida política inteligente, dialéctica, estratégica, decidida a unificar y centralizar las fuerzas de izquierda para evitar la dispersión y la división; si esto último ocurriera significaría servir como tontos útiles para que un personaje mediocre que cree que por haber cercado una universidad privada y construido dentro de ella unos cuatro pabellones tiene el derecho de ser presidente de la región. La doctora Marta Tapia Infantas, rectora de la UNA en esa misma etapa, cercó, también, la universidad y construyó unos siete pabellones dentro del campus universitario, además de haber logrado con merecimientos acreditados que la Comisión Evaluadora de Universidades organizada por la Asamblea Nacional de Rectores colocara en el ranking a la Universidad Nacional del Altiplano en quinto lugar entre 91 universidades particulares y estatales de entonces; pero, ella no cree por estos logros tener derecho a ser Presidente de la Región Puno.

La situación es la siguiente. Tenemos en la Región tres fuerzas de izquierda con mayores posibilidades de lograr buen caudal del electorado. Estos son: “PDR” dirigido por Alberto Quintanilla, El “Más” dirigido por Pepe Gutiérrez y “Aquí” presidido por Mauricio Rodríguez. Los tres dirigentes son buenos candidatos, responsables, estudiosos de la realidad económica, social y política de la Región y leales a los intereses del pueblo. Los tres han construido un discurso socialista articulado al pensamiento andino, tal como corresponde a una Región como la nuestra. Tienen más coincidencias que contradicciones; sus programas y planes de trabajo exhiben los planteamientos de la Agenda Puno que fuera discutido desde hace unas dos décadas, pero, lo más importante es que los tres hayan hecho esfuerzos por articular el socialismo con el pensamiento andino, siguiendo las sugerencias del propio Mariátegui que manifestaba que el socialismo en el Perú no sería ni calco ni copia, recordando a Alberto Galindo que se orientaba a construir un llamado “socialismo mágico” o a José María Arguedas que decía lo mismo, o lo que sostenían Luis Lumbreras y Pablo Macera argumentando científicamente esta nueva realidad.

.De lo que se trata es que estas tres fuerzas o movimientos políticos hagan el esfuerzo de unificarse ahora, cuando falta todavía una semana para las elecciones, sobre la base de una plataforma común perfectible a partir de una dirigencia común constituida por los representantes más lúcidos de cada movimiento capaz de llegar al gobierno, de construir canales de coordinación entre ellos y canales de participación del pueblo para la toma de decisiones en los asuntos más importantes a nivel del Consejo Regional o de las Asambleas Participativas, para que el pueblo conozca la esencia de una verdadera democracia.

La unidad debe hacerse sobre la base del partido que esté en mejores condiciones, porque ese será el aparato que sostenga el trabajo del gobierno regional. De lo contrario el gobierno se llenaría de invitados, oportunistas y mercenarios. El movimiento político más joven es “Aquí”. Está conformado por gente auténtica a nivel de núcleo pensante, pero la mayoría son amigos, invitados, cuando no mercenarios que activan las movilizaciones, pintan paredes, pegan afiches, o sea, son los operadores que están ahí porque buscan acceder a un trabajo si acaso triunfara el partido. Igual sucede con el “MAS”, todavía no tiene una organización política organizada. El grupo dirigencial tiene un presupuesto ideológico y político respetables, pero el resto está constituido no por jóvenes que tienen vocación de servicio, sino por aquellos que están buscando trabajo, una oportunidad para estar en situación de ocupados si acaso triunfará el grupo. El PDR es un movimiento con organización política probada en más de diez años de lucha, .que tiene norte y que sabe de glorias y fracasos, que tiene fortalezas y debilidades, que coorganizó y dirigió la gloriosa Confederación Campesina del Perú y la Federación Departamental Campesina; en síntesis, a fin de no herir suceptibilidades no menciono más acciones de este movimiento y concluyo diciendo que tenemos la responsabilidad moral de unirnos en torno del PDR y de Alberto Quintanilla. Si hay acuerdos previos tendremos derecho de controlarlo porque es un compañero de lucha, tendrán ustedes el derecho de participar en el gobierno y tendrán la obligación de mejorar el Programa Político y el Plan Estratégico de Desarrollo de la Región.

Ojalá haya tiempo para construir esta alianza estratégica. Ojalá los dirigentes con menor porcentaje de aceptabilidad pongan en juego su inteligencia y su capacidad dialógica porque en esta lucha todo nos une, nada nos separa. Si esto no sucede, ustedes señores dirigentes serán culpables de que un contador anodino, oscuro y apolítico se suba al sillón presidencial para continuar la cadena de fracasos y frustraciones de su paisano el Presidente Regional actual, y hasta actos de corrupción tal como lo denunciaron sus propios consejeros ante la opinión pública y los organismos judiciales. En otro momento haremos una evaluación más completa sobre este período. En esta ocasión veremos si nuestros dirigentes de la izquierda demuestran sacrificio y vocación de servicio o están derrotados por sus ambiciones personales.

En mi condición de intelectual y viejo socialista convoco a todos los campesinos y sectores populares, a los estudiantes universitarios y catedráticos tanto de la UNA como de la UANCV, a todos los escritores, al magisterio consciente, a los profesionales, a las mujeres de nuestro pueblo, a votar por Alberto Quintanilla se produzca o no la alianza que planteo.

Bueno, las elecciones municipales son otro cantar. Allí está entre Mariano Portugal que hizo buenas obras en su período o de Luis Butrón que tiene aceptación en los barrios populares, aunque por ahí viene terciando el famoso Evo Flores. El domingo 3 de octubre sabremos, a ciencia cierta, quién de ellos será el ganador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada