sábado, 14 de mayo de 2011

FUJIMORI Y MONTESINOS EN UNA NOVELA DE MAYNOR FREYRE (*)

Escribe: Feliciano Padilla

I.              ASPECTOS GENERALES:
“Par de Sátrapas” es una novela que relata un período vergonzoso y trágico de la historia del Perú de la década del  noventa, caracterizado por una corrupción monstruosa que atrapó con sus tentáculos todos los niveles del aparato del poder, y por una administración de gobierno dictatorial que arrasó con los derechos humanos, al cometer asesinatos de estudiantes y trabajadores, despidos masivos nunca antes visto, robo sistemático de más de 6,000 millones de dólares del erario nacional y de la venta de las empresas;  todo ello sobre la base de una organización criminal que controló de modo absoluto el poder del estado.

“Par de Sátrapas” es el título de una novela publicada últimamente por Maynor Freyre en la Editorial San Marcos, segunda edición, Lima 2009. La crítica especializada habló ya lo suficiente de ella y es un libro agotado en su segunda edición, por lo que, la editorial prepara su tercer lanzamiento.

Los principales personajes de “Par de Sátrapas” son el “ingeniero”, el Doc, la “ingeniera”, el general “Renato Hermoso”, “Charli”, “Kei”, “Ken” y otros que son de menor importancia. La historia de la novela comienza desde la preparación de la campaña del “ingeniero”  como  candidato  a la presidencia de la República, utilizando los ahorros de la “ingeniera” que alcanzaba cerca del millón de soles y de otras fuentes muy extrañas que se hacen presentes en la arena política. Se narra, asimismo, el proceso electoral en el que el Apra y una parte de la izquierda apoyan directamente al “ingeniero” para cerrarle el paso a Mario Vargas Llosa, el otro candidato al sillón presidencial, que había anunciado el Gran Shock como única alternativa para salvar al Perú de la desgracia en que Alan García estaba dejando el país. 

Gana las elecciones el “ingeniero”, pero, pronto da un golpe de estado con el fin específico de organizar una estructura delincuencial. Es así que, para alcanzar estos objetivos, cierra el Congreso Nacional con apoyo del ejército en el que opera el todopoderoso asesor “Doc”;  suspende todo derecho ciudadano y, según iban pasando los meses, pronto se configura la organización delincuencial dirigida por el ingeniero y su compadre el Doc, quienes empiezan a controlar todos los poderes. Se narra con lujo de detalles cómo estos sátrapas han tomado el control absoluto del Ministerio Público, el Poder Judicial, el Jurado Nacional de Elecciones; los Ministerios básicos de la institucionalidad como son los de Economía, del Interior y de Defensa, la Comandancia General de las Fuerzas Armadas (Ejército, Fuerza Aérea y Marina de Guerra), la Fiscalía de la Nación; todas estas instituciones bajo el mando directo del SIN donde se ubicaba el Doc, que paralelamente compraba a los congresistas tránsfugas y a los medios masivos de comunicación.

Los periodistas de la TV y periódicos aparentemente serios y “chichas” se encargaban de hermosear el panorama político y hacer creer a la población que vivían la mejor época de la historia de la república. Gran parte de los peruanos, engatusados por la intensa propaganda se lo creyó porque el poder mediático de la televisión apoyada por medios escritos y hablados, era contundente, gracias al uso de la psicología conductista.

Las secuencias más importantes de la novela son: el servilismo de Charli, un poeta inteligente que se encargaba de la imagen del ingeniero y del gobierno;  los asesinatos impunes de la Cantuta y de Barrios Altos, la persecución y homicidio selectivo de los dirigentes populares (obreros, amas de casa, estudiantes y campesinos); el narcotráfico que convirtió al Perú en un narco-estado; la defenestración de la primera dama (la “ingeniera”) que fue encarcelada en una celda del Palacio de Gobierno y torturada con anuencia de Key, la hija predilecta del presidente, quien usurpó el cargo de su madre sin sangre en la cara durante casi dos años y fue cómplice de gran parte de las actividades delincuenciales.  También es impactante la forma cómo el ingeniero, usando ilegalmente los dineros de erario nacional, educa a todos sus hijos en los EEUU gastando cerca de un millón de dólares.

La historia termina con la caída de la dictadura gracias a la lucha permanente de los sectores más lúcidos de la nación y a las movilizaciones populares que se generalizaron a lo largo y ancho del país; se relata la fuga del “ingeniero” al Japón, su renuncia cobarde por fax al cargo de Presidente del Perú, la conformación de un gobierno de transición y el retorno del “ingeniero” para tomar nuevamente el poder con el apoyo de su hija Kei.            

II.            COMENTARIO:
El proyecto estético de Maynor Freyre no es relatarnos por relatar la historia de los noventas, sino, tocar la memoria de los peruanos y desmontar la estructura criminal que operó en esa época, en la que los jefes máximos eran el “ingeniero” y su asesor el Doc, dos sátrapas que pisotearon todos los derechos civiles, robaron un aproximado de seis mil millones de dólares. Asesinaron los sueños de la juventud y la dignidad de todos los peruanos.

El autor, en ningún  momento habla de Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos, Susana Iguchi, Keiko Fujimori o el general Salinas.  Sin embargo, son fáciles de ser identificados, sobre todo para los peruanos mayores de treinta años. Quizá a la juventud  les parezca una obra de pura ficción, pero no. Es una novela realista y política. Por eso es que todos los responsables de los poderes del estado de aquel entonces se encuentran encarcelados y; otros que han podido ser liberados en procesos medio extraños, acompañan en este momento a la candidata Keiko Fujimori.     

El lenguaje es comprensible y, a veces, coloquial.  Maynor Freyre utiliza el humor y la ironía cuando requiere ridiculizar a sus personajes. Y en esta tarea no solo caricaturiza a los personajes de la corrupción, sino también, a los que habían optado por una posición radical levantándose en armas en la región central del país. Por ejemplo, hay una imagen donde el “gran jefe” baila “Zorba el Griego”· mientras sus combatientes mueren de hambre y frío y abatidos por las balas del ejército.

En cuanto a  técnicas, usa el “inicio a media ress”, el uso del “zapping” y el “ojo avizor”.  El zapping es un monólogo silente que usa el narrador  para recordar, por asociación, su vida agitada de trabajador en Chimbote. En cambio el “ojo avizor”, es otro tipo de monólogo que se inserta para sacar a luz la interioridad de algunos personajes como Cartolín, por ejemplo, el que había tomado la embajada del Japón..

Dije que es una novela político-realista Eso pondría en duda el carácter ficcional de la obra. Mi punto de vista es que cualquier obra narrativa, llámense cuento, relato o novela, toman la materia prima de la realidad, pero, al ser fabulada, esta realidad se convierte en ficción. La fabulación permite la transformación de esa realidad en objeto literario; en ficción por el uso de una notable cuota de imaginación y fantasía. Siendo la realidad contraria a la ficción, a veces asoma la pregunta  ¿cuál es el proceso que invisibiliza la frontera entre la realidad y la ficción?  Esta dicotomía se resuelve apelando a lo que decía Mariátegui: La función básica de la ficción es paradójicamente explicar la realidad. Será por eso, por ejemplo que para los cerreños, la historia de Cerro de Pasco no está en los libros que escribió nuestro gran historiador Jorge Basadre, sino en las novelas de Manuel Scorza (“Redoble por Rancas”, “Garabombo, el invisible”, etcétera).

“Par de Sátraspas” está escrita con buena dosis de pasión. Conocemos la posición política de Maynor Freyre, siempre preocupado de los problemas sociales, y de su adhesión a la lucha del pueblo por la justicia social. Quizá el autor no pudo sustraerse a estas posiciones y, tal hecho presenta a la novela un tanto parcializada. Pudo hacer un poco más difícil el descubrimiento de la identidad real de los personajes. Tal aspecto puede ser criticado como un elemento que no se condice con la neutralidad necesaria para construir historias ficcionales; pero, es el riesgo que se corre cuando se habla de una etapa funesta de la historia de la república, que no tiene comparación con ninguna otra dictadura que sufrimos los peruanos en ápocas anteriores, lo cual facilita una identificación rápida de los acontecimientos y de personajes.

Cualquier deuda que Maynor haya tenido con su pueblo, la pagó con creces, con esta novela donde muestra sus habilidades de gran narrador, como ya lo había demostrado en sus doce obras anteriores de cuentos, novelas y ensayos.  

“Par de Sátrapas” fue presentada en la Casa de la Cultura del Municipio de Puno, el 28 de abril del presente año, con asistencia masiva del público. Los ejemplares de la novela se agotaron y la Municipalidad Provincial de Puno, a través de una resolución, declaró a Maynor Freyre: ¡Huésped ilustre de la ciudad!

(*) MAYNOR FREYRE: Lima, 1941. Egresado de la Pontificia Universidad Católica del Perú, actualmente docente de comunicación y literatura de la Universidad Federico Villarreal de Lima y periodista de gran trayectoria en periódicos y revistas del país y el extranjero. Publicó en otras obras: Poligenio sicoterápico (novela) El trino de Lulú (cuentos), Ratón de un solo hueco (cuentos), De cuello Duro (cuentos), Puro Cuento (relatos),  Altas voces de la literatura peruana y latinoamericana (comentarios, ensayos y crítica).      

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada